8 de septiembre de 2013

A veces...

A veces es necesario caer para darte cuenta de quien realmente está a tu lado cuando más lo necesitas...
Llega un momento en el que detienes el tiempo y te fijas en las cosas de tu alrededor, pequeñas o grandes cosas, pero te fijas en todo. 
Te fijas en la gente de tu alrededor, aquellos que crees que son tus amigos, pero se comportan distinto a cuándo están contigo...
En detalles que te envuelven, palabras, gestos, miradas...
En todo lo que tu mirada se cruza, entonces tus pensamientos, tu cerebro, no hace otra cosa que empezar a pensar... piensas en cosas que te debilitan, cosas tristes, malas etc... y entristeces.
Entonces cuándo piensas que realmente nadie esta allí apoyándote, aparece esa persona y hace que en lugar de derramar una lágrima te haga sonreír, te haga reír a carcajadas, y simplemente tú piensas que esa es la persona más maravillosa del mundo...

A veces que nos digan que nos quieren, que nos adoran, que somos increíbles... nos viene bien, para que cuándo detengamos el tiempo sabremos que esa persona la tendremos a nuestro lado, pase lo que pase.



Ahora párate y pregúntate si de verdad es necesario estar triste para que nos demuestren quién está a nuestro lado.








No hay comentarios:

Publicar un comentario