19 de marzo de 2016

This friendship

No hace falta tener a alguien cerca las 24 horas día, para saber que le queremos. No hace falta verle o hablar todos los días. Mientras ese alguien esté en tus peores momentos y que cuando os juntéis parezca que fue ayer cuando os visteis, no hace falta nada más para demostrar el amor.

Tengo una amiga, que vive en la misma ciudad que yo, y que no nos vemos todos los días, igual estamos semanas sin vernos o estamos algunos días sin hablar, sin embargo, sé que aunque esté cerca pero lejos a la vez, cuento con ella. Que cuando nos vemos, continuamos siendo las niñas tontas que son felices juntas. Y sobretodo, que a pesar de no vernos siempre, la quiero muchísimo, ella a estado en el principio, a estado durante, en el final y otra vez en otro principio. Será esa sensación de proteger algo que te a echo feliz, que aunque sea mayor que yo sientes ese instinto de protección que puedes tener como con un hermano pequeño. Que no me la quiten, nunca.

Por eso, este post hoy, va por ella, porque si, porque estoy ñoña y porque la echo de menos. Pero eh, la echo de menos aún y estando juntas abrazadas.
Gracias, N.



No hay comentarios:

Publicar un comentario