9 de septiembre de 2016

Arriesga

Un día decidí que quería conocer a más gente. Gente de distintos sitios de España, me entró la curiosidad y las ganas. Y si, lo hice. Empecé a seguir a gente por las redes sociales, cuentas anónimas y cuentas privadas, personales. Empecé a hablarles a conocerles, me apetecía, y como en alguna ocasión he dicho ahora hago lo que me apetece en cada momento.
Fue en ese momento, en el que encontré a varias personas con las que tuve más afinidad, aunque fuesen todo lo contrario a lo que soy yo. Me gustaban esas personas, hablar con ellas aunque estuviesen a 1.001 km de distancia. De todas esas he encontrado a 3 personas con las que casi hablo diariamente, a veces puedes encontrar una buena amistad en alguien que aunque está lejos, está. 
Y eso en su justa medida es bueno. 
De esas tres personas, una es la más especial, con ella si que hablo todos los días, esa persona que se ha convertido en alguien muy importante, no podremos hacer cosas junt@s, de momento. Pero todo se puede conseguir si lo intentamos, si arriesgamos. 
Puede que me equivoque en esto, puede que alguna vez, alguien de vosotros, os hayas equivocado, pero si no arriesgáis os vais a quedar igual en cambio si arriesgamos podemos conseguir cosas, lo peor que puede pasar? Que nos quedemos como estemos.
Y yo voy arriesgar por lo que quiero. 
Vosotros vais a arriesgar por lo que queréis.
Vamos a arriesgar y vamos a ganar. 


1 comentario:

  1. Buen escrito, ¿eres española? Aquí una mexicana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar